[Reseña] Memorias de una geisha, Arthur Golden

Nombre original: Memoirs of a Geisha
Autor: Arthur Golden
Fecha de publicación: 1997

En esta maravillosa novela escuchamos las confesiones de Sayuri, una de las más hermosas geishas del Japón de entreguerras, donde aún resonaban los ecos feudales y donde las tradiciones ancestrales empezaban a convivir con los modos occidentales.

De la mano de Sayuri entraremos en un mundo secreto dominado por las pasiones y sostenido por las apariencias, en el que la sensualidad y la belleza no pueden separarse de la degradación y el sometimiento: un mundo en el que las jóvenes aspirantes a geishas son duramente adiestradas en el arte de la seducción, en el que su virginidad se vende al mejor postor y donde tienen que convencerse de que, para ellas, el amor no es más que un espejismo.

Hace ya más de un año, este libro fue mi tercera reseña del blog, y ahora, con todo el jaleo que hice para darle una nueva orientación a las entradas, llegó el momento de volver a escribirle algo.

Si tengo que elegir mi época favorita en la que se pueda ambientar un libro, es precisamente en los albores de la segunda guerra mundial ¿por qué? no tengo la más remota idea, pero me encanta, y da la casualidad de que este libro tiene parte en su historia para esa época, época vivida en esta ocasión no desde el punto de vista de los judíos o los alemanes, sino de los japoneses. Pero como no todo el libro habla de eso, voy a pasar a lo que de verdad nos interesa: Chiyo.

Desde el inicio la pequeña Chiyo me pareció muy inocente pero al mismo tiempo muy atenta a lo que pasaba a su alrededor, cualidades que rara vez se ven juntas en una sola niña, sin embargo, durante el libro eso dura tan sólo unas pocas páginas gracias a la fantástica idea que tuvo el señor Tanaka al encontrarse ante dos preciosas niñas provenientes de una familia demasiado pobre. Independientemente de la veracidad de los hechos históricos mencionados por Arthur Golden en el libro (cosa de la que ya hablaré más adelante), durante todo el libro los sentimientos de emoción, miedo e indignación que acongojaban a Sayuri a lo largo de todo el camino que tuvo  que recorrer en Gion para llegar a ser una geisha, y más aún: todos los sentimientos que el ser una geisha le provocaba; No nos hacemos geishas para llevar una vida gratificante. Nos hacemos geishas porque no tenemos elección… o algo así le dijo Mameha a Chiyo cuando empezaba a recorrer su camino, y bueno, es una frase que no sólo me llamó muchísimo la atención sino que siento que capta gran parte de la esencia del libro, si no es que toda; nos dice en unas cuantas palabras que, ser una geisha no será algo lindo, algo placentero, no será una elección y, sobre todo, que no será algo que la haga feliz, lecciones que se reiteran a lo largo de todo el libro mientras acompañamos a Sayuri en su transformación.

El libro en general, me gustó muchísimo, sobre todo por imaginarme cómo era la vida en japón en la época de las geishas, sin embargo, algo que no me termina de cuadrar es el final, es decir, es completamente justo para Sayuri recibir tal recompensa después de haber pasado por tanto, pero no me termina de quedar claro ni logro convencerme de por qué tanta coincidencia, así que si algún fallo le pongo a este libro (de nuevo, ignorando la veracidad de los datos), es el final que no me dejó para nada satisfecha.

Calificación: 4/5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s